Elías Barón Levin Rojo

Doctor en Ciencias Sociales por la UAM Xochimilco, maestro en Tecnología Educativa por el Instituto Latinoamericano de Comunicación Educativa y licenciado en Ciencias de la Comunicación por la UAM Xochimilco. Es profesor titular de la Licenciatura en Comunicación de la UAM-Xochimilco.

Fue creador del área de video del Museo de Arte Carrillo Gil, donde generó un espacio para la documentación del arte contemporáneo y la gestión de proyectos de creación con arte y tecnología. A partir de ese momento se involucró con los procesos contemporáneos de creación artística como videoarte, electrografía, la incipiente escena del arte digital que devendría en multimedia, arte interactivo, artes performáticas y arte sonoro, todas ellas involucrando de una manera u otra el elemento auditivo como uno de sus constituyentes fundamentales.

Es el primer curador especializado en arte electrónico del país y uno de los primeros curadores mexicanos en incorporar el sonido y el arte sonoro al ámbito museístico y expositivo. A inicios del milenio coordinó el programa de residencias artísticas del Museo de Historia Natural donde el principal artista residente durante su estancia fue Ariel Guzik, quien alojó en dicho recinto su laboratorio de desarrollo en que se investigó la resonancia de las plantas por medio de su reconocida pieza Espejo Plashmat, así como de otros elementos naturales como el viento, el agua y el clima a través del Resonador Espectral Armónico.

Ha realizado trabajo con la comunidad de personas con discapacidad a través del arte, los medios y las tecnologías y en ese marco he desarrollado un programa de medios que promueve un proyecto llamado Radio Sorda con la comunidad silente y los hablantes de Lengua de Señas Mexicana. A partir de 2009, como académico investigador de la UAM X, creó al interior de área de investigación “Comunicación Transdisciplinaria y Convergencia de Medios” el proyecto Espacio Sonoro, un nodo de exposición y experimentación de las sonoridades cuyo centro es un escenario para la exhibición de proyectos sonoros al aire libre.

Los últimos tres años los ha dedicado a investigar el uso social del sonido y la representación del imaginario personal y social por medio del sonido, tomado como objeto de estudio la comprensión de la discapacidad en CDMX y con grupos sociales específicos. En ese marco, ha propuesto una metodología de investigación social a través del sonido que denomina Fonotropia, mismo que se basa en la comprensión del sonido real y referido como capaz de generar figuraciones sonoras representativas. Esto ha derivado en el proyecto Fonotropos, investigación desarrollada con el apoyo de Programa de arte y medios (PAPIAM) del Centro Multimedia del CNA. Actualmente se encuentra desarrollando una aplicación para teléfono celular para extender el alcance de esta investigación, con el objetivo de reunir un conjunto de grabaciones y datos que permitan reconstruir paisajes sonoros imaginarios con el apoyo de compositores, así como registrar ambientes sonoros y sesiones de improvisación sonora dirigidas que podrían considerarse fuentes de investigación al mismo tiempo que piezas creativas.

Anuncios